Email Barón ClínicaBlog Barón ClínicaInstagram Barón ClínicaFacebook Barón Clínica

Tu Psicólogo Infantil en Móstoles

Psicólogo Terapia Infantil - Barón Clínica Mostoles

Por nuestra experiencia, en Psicología Barón sabemos que al igual que los adultos, los niños también se tienen que enfrentar a diversas dificultades y problemas a lo largo de su infancia. Cada etapa de su desarrollo puede presentar desafíos específicos que hay que conocer para ayudarle a que los supere. A pesar de que los niños no suelen ser capaces de expresar verbalmente su malestar, sí que lo manifiestan a través de cambios en su comportamiento o en su estado de ánimo.

¿Cómo me puede ayudar un psicólogo?

El trabajo del psicólogo infantil será identificar y tratar los problemas específicos de tu hijo. Lo primero es hacer una valoración individualizada de tu hijo. Esta valoración se hace, cuando son tan pequeños, a través del juego y reuniéndonos con los padres. Es en el juego donde el niño pone de manifiesto sus conflictos, sus traumas o fantasías.

Posteriormente se elabora un plan de tratamiento para abordar las conductas problemáticas, y a través de técnicas de modificación de conducta, terapia de juego, terapia familiar y orientación a los padres le ayudamos a aliviar su angustia o ansiedad y a encontrar el modo de resolver sus conflictos, al igual que se realiza un trabajo conjunto con los padres orientándoles en el trato con sus hijos. El psicólogo infantil acompañará a tu hijo hasta alcanzar el bienestar emocional.

¿Cómo sé si tengo que llevar a mi hijo al psicólogo?

Como padres debemos estar atentos a cualquier signo que nos indique que nuestro hijo puede estar sufriendo algún tipo de conflicto psicológico, os dejamos unos ejemplos de ellos: •Cambio repentino de la conducta en el colegio o en casa.
•Empeoramiento significativo en el rendimiento escolar.
•Disminución importante o pérdida de la relación con sus amigos.
•Problemas con el control de esfínteres.
•Irritabilidad habitual en el niño.
•Tristeza, decaimiento.
•Pesadillas o terrores nocturnos.
•Miedos .
•Negativa a comer, o problemas con la comida.
•Conflictos frecuentes con los compañeros o hermanos que antes no se daban.
•Llanto frecuente por cosas poco importantes en apariencia.
•Desobedecer u oponerse a todo lo que se le indica.
•Percibir en el niño signos de ansiedad en alguno o en todos los ámbitos de su vida.



¿Te gustaría pedir un cita en nuestro centro?

Pide Cita Online