Pilates Embarazo

"La buena condición física es el primer requisito para la felicidad"

Pilates durante el Embarazo

Debido a que el método Pilates se enfoca en los músculos de la pared abdominal y de la pelvis, que suelen debilitarse durante el embarazo, este método te será muy útil durante este periodo.

Si los músculos de la pared abdominal están débiles, hay más posibilidades de tener dolor en la espalda o en la pelvis.

En el embarazo, la hormona relaxina hace que tus ligamentos se estiren más de lo normal, y si los sobrecargas en exceso, puedes incluso sufrir una lesión. Los músculos del suelo pélvico también sufren una gran tensión y tienden a estirarse y a descender más en la pelvis (debido al peso del bebé), con Pilates los tonificamos.

Muchos de los ejercicios del método Pilates se realizan en la posición de rodillas y con las manos en el suelo, una posición que se considera ideal durante el embarazo, porque te ayuda a eliminar tensión de la espalda y de la pelvis, y porque al final del embarazo te puede ayudar a hacer que tu bebé adopte la posición ideal para nacer.

¿Es seguro practicarlo durante el Embarazo?

Lo ideal es haber practicado Pilates antes del embarazo, pero tanto las mujeres con una práctica regular como las que no han practicado nunca, pueden de una forma segura empezar las clases de pilates para embarazadas después del tercer mes de gestación.

Si ya venías practicándolo puedes continuar, pero eso sí, te pasaremos a una clase para embarazadas.

Existen algunos casos en los que está contraindicado tales como: hipertensión o enfermedad cardíaca, rotura prematura de membranas, incompetencia del cuello uterino o abortos habituales, placenta previa, diabetes materna, enfermedad pulmonar, en los casos de hipo o hipertiroidismo, hipertermia, anemias, fatiga extrema, contracciones uterinas o de obesidad excesiva...

Siempre os pediremos la aprobación de vuestro ginecólogo antes de comenzar las clases.