Osteopatía en el Embarazo

Te acompañamos en la etapa más feliz de tu vida.

En nuestro centro te acompañamos a lo largo del embarazo e incluso tras él.

En los primeros tres meses: en esta etapa ya se presentan síntomas y signos como dolores de espalda, problemas de digestión, naúseas, etc. la osteopatía puede tratarlos directamente, disminuyéndolos o eliminándolos.

En los siguientes seis meses: por el crecimiento del área abdominal y el aumento del peso corporal, empiezan a surgir problemas como edema de miembros inferiores, calambres musculares, dolores de espalda, ciáticas, pubalgias, dolores costales, síndrome del túnel carpiano etc, es aquí donde la osteopatía brinda opciones muy viables para tratar estos  malestares.
El objetivo del tratamiento será restaurar la movilidad al conjunto de la pelvis y columna, eliminando las fijaciones que pueda tener la madre, así nuestro bebé se podrá mover con mayor libertad dentro del útero y se evitarán lesiones intrauterinas provocadas por dichas fijaciones.

Antes del parto: una sesión de osteopatía en la recta final del embarazo va a hacer que la pelvis materna esté móvil y libre en el momento del parto, haciendo que sea más fácil, rápido y menos doloroso. Facilitará la salida al bebe evitando lesiones como: plagiocefalia, tortícolis congénita .

Después del parto: al existir un cambio drástico en todo el cuerpo derivado del nacimiento del bebe, el cuerpo puede tener un estado de desequilibrio, así esta terapia puede brindar una solución eficaz en este proceso. Nuestro objetivo será que el suelo pélvico recupere su tono, evitar adherencias provocadas por la cicatriz de la eipisiotomía o cesárea, ayudar a que el útero y demás vísceras recuperen su estado inicial trabajando sobre todo el sistema fascial. Todo esto evitará secuelas como incontinencia, dolores, estreñimiento etc.